Radio Swing Latino
Desde Jaén para Cajamarca, el Perú y el Mundo. 92.9FM - 94.5FM - 101.5FM - 93.9FM.

Caso Chinchero: Las incongruencias y los extraños cambios de opinión sobre la adenda

0 364

En un mes, el Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC) —que entonces estaba a cargo del actual presidente, Martín Vizcarra— pasó de decir que no tenía nada que discutir con Kuntur Wasi sobre el contrato de concesión del aeropuerto de Chinchero a firmar la cuestionada adenda que le había propuesto este consorcio. Así lo revela un oficio enviado por Yaco Rosas, exdirector general de concesiones en transporte del MTC, al que El Comercio tuvo acceso.

Si bien esto no constituye una ilegalidad, sí evidencia una importante incongruencia en la posición del MTC. Tanto Rosas como Camilo Carrillo, exdirector de promoción de la inversión privada en el Ministerio de Economía (MEF), han confirmado a este Diario que existía una decisión política por parte del gobierno de Pedro Pablo Kuczynski (PPK) de sacar adelante Chinchero lo antes posible. Y el camino de la adenda calzaba con esa decisión.

Un cambio incluso más repentino se evidencia en los exdirectores de Ositran Alfredo Dammert y Antonio Balbuena, quienes con sus votos consiguieron que el ente regulador diera opinión favorable a la adenda en contra de la posición de su expresidenta, Patricia Benavente. Según las actas publicadas por Ositran, ambos cambiaron su posición inicial en contra de la adenda por una a favor en sólo dos días.

-La sobrevaloración de la tasa-
Para comprender mejor los documentos, es necesario precisar antes un concepto. Como explicó este Diario, el principal problema del contrato de Chinchero era que no fijaba un tope para calcular el interés del financiamiento del aeropuerto. Lo que coloquialmente se ha llamado ‘interés’, sin embargo, en realidad comprende una serie de costos de financiamiento que Kuntur Wasi sumó a la tasa del banco. Este ‘mix de tasas’ fue lo que derivó en un costo de financiamiento —’interés’— de 22,06%, que el consorcio presentó al MTC.

Kuntur Wasi agregó, por ejemplo, conceptos como los ‘intereses intercalares’. Estos son los intereses que se acumulan en los primeros cinco años del contrato, dado que el Estado recién iba a empezar a pagar a partir del año 5. El consorcio también agregó costos de estructuración del préstamo, como el pago a un asesor legal internacional o a una agencia calificadora de riesgos, que según un informe encargado por el MTC a la Corporación Andina de Fomento (CAF) estaban largamente sobrevalorados.

La CAF especificó que el costo de asesor legal internacional consignado por Kuntur Wasi era cinco veces superior al máximo estándar del mercado, que el de la agencia calificadora era más del doble y que los ‘otros costos de estructuración’ estaban 19 veces por encima. Además, afirmó que ese ‘mix de tasas’ no era un método utilizado en los mercados financieros para calcular el costo de un financiamiento. Estos argumentos —casi de forma literal— fueron tomados por el MTC para responder al consorcio el 25 de noviembre.

-Las incongruencias del MTC-
El 25 de noviembre, utilizando estos argumentos de la CAF, el MTC rechazó la propuesta de Kuntur Wasi en un oficio firmado por Yaco Rosas. En su última línea, el documento especifica que lo presentado por el consorcio “generaría un perjuicio económico al concedente [el Estado]”. Cinco días después, el 1 de diciembre, se registra la primera reunión para discutir la adenda de Chinchero, en la que participaron representantes de Ositran, el MTC y el MEF, según un correo al que este Diario también accedió.

Pero el cambio de posición se evidencia con claridad al mes siguiente. Pese a que ya tenía más de un mes de coordinación, recién el 2 de enero el MTC respondió formalmente a la solicitud de adenda de Kuntur Wasi. La respuesta, sin embargo, no es coherente con la negociación que ya se llevaba a cabo. El oficio del 2 de enero, que también firma Yaco Rosas, dedica 9 de sus 10 párrafos a dejarle claro al consorcio que no había nada que discutir sobre el contrato, pues Ositran ya había publicado cómo calcular la tasa del financiamiento.

Efectivamente, en la edición del martes 7 de enero del 2014 —año en que se había firmado el contrato original de Chinchero—, el diario El Peruano publicó un informe de Ositran en el que se detallaba el método para calcular la tasa de financiamiento que Kuntur Wasi había calculado mediante un ‘mix’. La directriz de Ositran era clara: la tasa incluiría sólo el interés para el préstamo, de 7,02%, más un ‘spread’ de 2,5%. Este ‘spread’ debía cubrir los ‘intereses intercalares’ antes mencionados. Nada más. Ello daba una tasa de 9,52%.
En otras palabras, pese a que llevaban un mes negociando una adenda al contrato a raíz de vacíos sobre el tope de la tasa de financiamiento, el MTC le respondió a Kuntur Wasi que no existía ningún vacío pues Ositran ya había especificado cómo llenarlo. Aunque los informes de Ositran no son vinculantes, en este caso el MTC hace suyo el informe y lo utiliza para argumentar.

“No obstante esto, dado que su representada ha presentado una solicitud de adenda al contrato de concesión, corresponde al concedente conjuntamente con el Ositran y el MEF evaluar la viabilidad de su solicitud de modificación contractual”, dice recién el último párrafo del documento.

FUENTE: EL COMERCIO